• 21 octubre, 2021

Palestina, Siria, Yemen, Sahara, la sombra del sionismo – rojillo

Desde la segunda guerra mundial, al ver el gran dolor y degeneración humana que generó la guerra y el ideal nazi en toda Europa, se promovió y creó las Naciones Unidas en plena guerra mundial, en 1945 (después de que la Carta fuera ratificada por China, Francia, la Unión Soviética, el Reino Unido, los Estados Unidos y la mayoría de los demás signatarios), ni que decir que el propósito más recurrente de dicho organismo mundial, ha sido y es la de evitar los errores del pasado y en lo posible interpelar por la paz y promover un esfuerzo mundial entre las naciones para preservar tanto la paz como la fraternidad entre los pueblos.

Ha llovido mucho desde que desde la mejor de las voluntades con el presidente Franklin D. Roosevelt concibiera esta gran idea ante la fatiga de una guerra odiada por todos, al tiempo bendecida desde España con Franco a la cabeza y Mussolini en Italia, un trío fascista que llevó al horror más macabro de la historia europea, con todo ello se dejó un comodín entre potencias que a día de hoy ha roto los sueños del propósito por lo que fue creada Naciones Unidas, con dicho comodín se ha ido toda esperanza de paz en nuestros días en el mundo conocido, hablamos del derecho al VETO, un instrumento que han utilizado las grandes potencias como es el caso de Estados Unidos para salir tanto ellos impunes de sus crímenes de guerra como a sus protegidos, en este caso hablamos del estado de Israel y sus respectivos gobiernos sionistas.

Palestina es a día de hoy el factor más significativo de la desnaturalizada ONU y sus vetos cancerosos, si nos fijamos bien todas las resoluciones desde que se formara tal organización, el llamado conflicto palestino ha sido y es a día de hoy la más escabrosa sombra de impunidad muy propia de tiempos pasados como fue la era de los nazis en Europa, todo ello con total impunidad y desprecio a los derechos humanos, dejando a este organismo como algo inútil y de escaso valor ante los retos que se enfrenta la humanidad.

Yo siempre he dicho que las injusticias del presente son las guerras del mañana, de hecho, tengo claro que la segunda guerra mundial fue la continuidad de la primera, la extensión de un odio que nunca fue aplacado desde la justicia y desde conceptos humanistas y si en cambio se expuso el interés capitalista que es en sí el motor de las guerras, siempre hay alguien que sale ganando con todo ello, en eso los capitalistas son campeones en hacer fortunas con las guerras y conflictos armados.

Son muchas las resoluciones de Naciones Unidas en favor de Palestina, mucho más numerosos son los crímenes del estado israelí al pueblo palestino, las primeras víctimas la población civil, y por desgracia en ese gran número de víctimas son niños, niños como los que jugaban en una playa en 2018, niños asesinados por un dron israelí, una historia que pongo de ejemplo y que por desgracia no es la única, en estos días los medios como nos acostumbran intoxican la verdad a favor de Israel, como es la de justificar la muerte de palestinos con las acciones de Hamás, edulcorando así la situación y victimizando al estado de Israel, cuando en realidad las víctimas de todo esto son los civiles, junto a niños que son desmembrados por las bombas.

A día de hoy son muchos los que consideran a palestina un gran campo de concentración, para mí lo es y representa la peor de las visiones del pasado en nuestra Europa y el ideario nazi, son personas cautivas por el estado de Israel, personas sin libertad y despojadas de toda humanidad, se les ha negado incluso el derecho a vacunarse en la pandemia del Covid-19, estos exabruptos de nuestra historia reciente tienen mucho que ver con la complicidad de muchos reinos árabes, matizo lo de reinos, porque casualmente cuando hablamos de repúblicas árabes son las primeras en condenar estas actitudes como es el caso de la República Árabe Siria o la de otros países como Irán o incluso el actual Irak, cuando hablamos de monarcas árabes, ya sea el reino de Jordania, de Arabia Saudita o el mismo Rey de Marruecos, sistemas políticos de otros tiempos y que no tienen la esencia democrática que si otorgan las repúblicas árabes, en este sentido es digno de mencionar el silencio de estos monarcas con respecto a las injusticias cometidas en un pueblo como el de palestina, de hecho las condenas más firmes siempre han venido de las repúblicas árabes y del pueblo de Latinoamérica, mucho más que de esos reyes que se hacen llamar a sí mismos Ulemas, descendiente del Profeta, usando la religión como condicionante de dominio.

No hay que olvidar y para ser justos, mencionar que ser árabe no sinónimo de musulmán, árabes hay muchas ramas tanto del Islam como del Cristianismo, como así judíos árabes desde ya milenios, conviviendo junto a musulmanes y cristianos con plena paz y armonía, todo este desaguisado irrumpe desde la formación del estado de Israel y la visión supremacista del sionismo, en ese contubernio de reyes, monarcas árabes se pliegan a los deseos del sionismo, el caso que ya se despeja y sin dudas es el de Mohamed VI, donde los propios marroquíes se quedan atónitos con unas más que buenas relaciones tanto con Israel como Arabia Saudita, por supuesto ninguna condena manifiesta desde la portavocía del reino contra los asesinatos de Israel.

En siria hay una guerra encubierta desde Estados Unidos e Israel donde han querido encubrirla de guerra civil, tanto el gobierno Sirio como la población siria históricamente han sido unos feroces oponentes al estado de Israel y sus crímenes, en el ideario sionista tiene como objetivo apoderarse de parte del territorio sirio, tal es el caso como los Altos del Golán, en este conflicto han impuesto como motor de guerra la religión, como es el caso de Arabia Saudita, como otros países que han hecho una llamada internacional para luchar contra el gobierno sirio, la guerra de Siria ha sido alentada desde las primaveras árabes, no tengo dudas que dichas primaveras árabes han sido alentadas desde occidente, casualmente no llegaron nunca a países como Arabia Saudita o Marruecos, casualmente aliados de Estados Unidos, la religión ha sido el sustento para inducir a personas prácticamente ignorantes, para atacar a un país soberano, país que comparados a los feudos monárquicos ha sido mucho más libres hacia una sociedad árabe más justa en comparación con las dictaduras árabes bendecidas por Europa EE. UU. e Israel, aún recuerdo cuando se liberó Alepo de las manos de los terroristas internacionales, de cuando las fuerzas sirias tomaron un búnker lleno de militares de diversos países, países como Turquía y Marruecos cooperando con terroristas para derrocar al gobierno Sirio, en esa lista se encontraban;

Mutaz Kanoğlu – Turquía
David Scott Winer – Estados Unidos
David Shlomo Aram – Israel
Muhamad Tamimi – Qatar
Muhamad Ahmad Assabian – Arabia Saudita
Abd-el-Menham Fahd al Harij – Arabia Saudita
Islam Salam Ezzahran Al Hajlan – Arabia Saudita
Ahmed Ben Naoufel Al Darij – Arabia Saudita
Muhamad Hassan Al Sabihi – Arabia Saudita
Hamad Fahad Al Dousri – Arabia Saudita
Amjad Qassem Al Tiraoui – Jordania
Qassem Saad Al Shamry – Arabia Saudita
Ayman Qassem Al Thahalbi – Arabia Saudita
Mohamed Ech-Chafihi El Idrissi – marroquí

Toda esta captura de militares se hizo posible con la colaboración de la población alepiense, que, frente a la desinformación de medios en occidente, fueron ellos los que alertaron a las autoridades sirias tanto del Búnker como la de las posiciones terroristas en Alepo, lo que consiguió desalojar a grupos terroristas venidos de todas partes del mundo, de una ciudad emblemática como ha sido siempre en Siria, Alepo. Por supuesto hay que matizar que, aunque se haya usado el factor religioso extremista para crear un conflicto, la verdadera naturaleza ha sido la de siempre, la geopolítica y la eterna guerra fría con respecto Rusia, la pretensión de Arabia Saudita, Turquía y Estados Unidos fue la de crear un gran gaseoducto, en el caso de Siria era para los promotores del proyecto imprescindible que pasara por Siria, tendría que pasar si o si por territorio sirio, en este proyecto subyacía la idea de cortar la dependencia de Europa del gas ruso, el interés es más bien parte de esa guerra fría contra Rusia, Siria siempre ha sido aliado de Rusia, por tanto se quebraban intereses con sus socios naturales, a lo que el gobierno Sirio se negó en rotundo construir tal gaseoducto, luego ya vimos lo que nos ha traído esta maldita guerra, por supuesto también alentado desde el sionismo, en la estrategia de Israel de a río revuelto, Israel pretendía aprovechar la situación para anexionar más territorios ocupados como es el caso de los Altos de Golán, territorio siro actualmente ocupado por Israel, en definitiva, todos aquellos que desde diversos países fueron a Siria pensando que luchaban por una revolución, han luchado más por el  sionismo y por el capitalismo que de cualquier lucha expuesta desde los principios revolucionarios, casualmente en sus lugares de origen gobiernan dictaduras que en sí son más motivos de revolución que el país al que fueron a atacar y en nombre del sionismo que tanto odiaban han destruido y asesinado en nombre de la fe, todo ello fruto de la ignorancia y el enervado fanatismo inducido desde países como Arabia Saudita.

En Yemen más de lo mismo, una guerra gestada desde Arabia Saudita, pero bendecida por sus aliados como es Estados Unidos e Israel, por último, él ya presente en todos estos fregados, el monarca marroquí, donde llegó a mandar a 1500 soldados en apoyo de Arabia Saudita, Igual que en caso de Siria, hay un aspecto de geopolítica, entre ellas la comunicación marítima de uno los puertos más geoestratégicos del mundo como los que pose Yemen, la cercanía de Yemen con Irán, enemigo irreconciliable desde siempre entre Arabia Saudita e Irán, por el odio religioso a la rama del Islam chiita, volviendo a recordar a los presentes que Irán es una república, Arabia Saudita una monarquía feudal, como en todo esto de las guerras Estados Unidos y su expresidente Trump, alentaron a esta guerra con su sonrisa de Joker ante un negocio muy jugoso en venta de armas, donde se hicieron unos contratos con Arabia Saudita de unos 8000 millones (bueno para ser justos los españoles muy españoles nos sumamos también a la fiesta), operaciones mixtas junto a países como Marruecos con el crimen de guerra por bandera, muertes de inocentes como la de los palestinos, crímenes sin parar desde que empezara este ataque a Yemen, como el ataque a un funeral donde murieron 150 personas y 525 heridos, imágenes ya vistas y constatadas en el sufrimiento del pueblo palestino.

El Sahara, la ya mencionada provincia abandonada por el monarca español con Franco entrando en la tumba a cambio del reconocimiento de su reinado en España, es algo que nos hemos enterado no hace mucho gracias a la desclasificación de documentos secretos por parte de Estados Unidos, donde se detallan cuáles son los impulsores de tal desdicha para el pueblo saharaui, Arabia Saudita, como Israel eran parte de esa estrategia junto a Estados Unidos, arrebatar esa provincia a España era fundamental, el caramelo del, sí, te apoyaremos como monarca español a cambio del Sahara, detonó el abandono de España tanto del lugar como la de los ciudadanos del Sahara que eran ciudadanos de pleno derecho

A veces pienso que pasaría si Cataluña o el País Vasco hubieran sido el Sahara, no creo que estos que se dicen ser patriotas vieran con buenos ojos que nuestro Rey Emérito en aquel entonces regalara Cataluña a los franceses por ejemplo, a día de hoy la derecha ha normalizado ese acto de traición a los saharauis y a España, por mi parte creo firmemente que el pueblo saharaui tiene el derecho a elegir lo que son y cómo quieren ser referenciados en el resto del mundo, en esta historia maldita de nuestra historia prevalece la ya conocida corrupción de la dinastía borbónica española, más que traicionar a España fue traicionar al pueblo saharaui, los saharauis al igual que los palestinos viven sendas paralelas en cuento al sometimiento de otros, al igual que Palestina, las Naciones Unidas dejaron claro el proceso de autodeterminación del Sahara, incumplido hasta el presente por Marruecos, un pueblo maltratado y humillado, muchos de ellos huidos a países como es Argelia, ante el inminente extermino, que marruecos en el pasado hizo y pretendió hacer con los saharauis, con los ya cómplices en todo esto estuvo y está el mismo sionismo.

Muchos son ya los marroquíes que se han dado cuenta de que el rey marroquí es en sí sionista, son muchos los que cuestionan más la monarquía marroquí ahora, viendo esa complacencia con el sionismo y sus crímenes se llega a ver Marruecos como otro territorio más ocupado, a mí me da esa sensación, tanto Marruecos como el Sahara son territorios ocupados, un monarca que usurpa la representación del pueblo, usando el apego religioso para cosechar el adoctrinamiento del pueblo, son muchos los que ahora han descubierto la gran estafa, el gran falsario que engendra siempre las monarquías, muy contrarias al orden democrático y siempre participes de despojar de los derechos humanos a las personas, siempre tratando a la gente como una propiedad y no como lo que debieran ser, seres libres de toda cadena, ahora mismo los marroquíes son rehenes tanto del sionismo internacional como del capitalismo colonial.

No hace mucho recuerdo haber visto como dos militares propinaban una gran paliza a dos niños que se disponían salir a nado desde la parte marroquí a Ceuta, si no me dicen que esas imágenes son de Marruecos pensaría que son de niños palestinos, pues la formas de actuar es similar, en el Sahara se han cometido muchos crímenes por parte de este monarca o el anterior ya fallecido, es lo más parecido que podemos ver con respecto a palestina y en definitiva son los mismos opresores, por eso el Rey de Marruecos es un buen aliado de Israel.

Antes de nada para terminar mi relato, tengo que dejar claro que el sionismo no es lo mismo que judaísmo, el sionismo es un movimiento político que es en sí contrario incluso a las esencias religiosas judías, de hecho unos de los grandes opositores al sionismo son los propios judíos, yo personalmente tengo entre mis más apreciados a Albert Einstein, él como judío, hombre de izquierdas y comprometido con el socialismo, tenía claro como judío la esencia humanista y el compromiso de los derechos humanos, tengo claro que si Albert Einstein estuviera vivo ahora sería un gran opositor a ese nuevo fascismo cosechado desde el sionismo, por todo ello me despido de todos ustedes expresando, Free Palestina, Free Siria, Free Yemen, Free Sahara, Free Marruecos y todos los pueblos de la tierra que son perseguidos y humillados por los heraldos de este nuevo fascismo llamado sionismo.

antonio

Read Previous

La verdad es la primera víctima de nuestra democracia – rojillo

Leave a Reply

Translate »