• 23 septiembre, 2021

Los gladiadores del emperador Vivas

Los gladiadores del emperador Vivas

Los gladiadores del emperador Vivas

Ayer a eso del mediodía nos frotábamos los ojos ante la noticia de que el señor Vivas cesaba al señor Guerrero, responsable del área de sanidad en la Ciudad Autónoma de Ceuta, asombro, ya que aquí en Ceuta nadie dimite como tampoco lo hace algún imputado de un grupo de la asamblea de Ceuta, en tales momentos sentí como que esto es algo fuera de la realidad de esta ciudad y su clase política.

Lo primero, decir que cuando alguien que ejerce un cargo público desde la base democrática, no tienen por qué tener un enfoque de dependencia económica o que su vida dependa de ello, nadie es indispensable en política, por tanto el ejercicio de las dimisiones debiera ser algo normal y de admirar independientemente de quien lo haga y del partido al que pertenezca, es una gran formalidad de la democracia, por tanto leer la noticia de que el señor guerrero fue destituido no hizo en mi más que tener un grado de satisfacción y por qué no, reseñar como buena, tal actitud, dejando claro que eso es un ejemplo para todos, un ejemplo también para el diputado de Caballas, el señor Alí, que ha sido uno de los mas que ha lanzado las piedras contra el señor Guerrero, el señor Alí no es quien para dar ejemplo, él está imputado por sendos delitos, delitos relacionados con la vivienda pública de Ceuta, me parece paranormal que este señor se la de como guardián de la moral, pide una dimisión a otro, él no hace lo propio a sí mismo en base a la moral y deseos de toda regla democrática, el problema en esto de las dimisiones es que se ve y se entiende que la vida de estas personas depende exclusivamente de su función pública, donde no tienen alternativas en sus vidas al margen del sueldo dependiente del sufragio universal.

Cuando empezó todo esto de las vacunas, con mis compañeros y amigos decíamos en nuestros foros que los primeros que debieran vacunarse son la clase política de máxima responsabilidad, en la actualidad circulan por las redes muchas corrientes anti-vacunas que prodigan las ideas conspiranoicas, un plan para reducir población mundial con dicha vacuna, evidentemente y desgraciadamente esa idea persiste en muchas personas que creen que las vacunas va a ser más un perjuicio que una garantía de lucha contra un virus, en ese dilema de corrientes conspiranoicas siempre manifestábamos que si los primeros en vacunarse fuesen las personas de máxima responsabilidad, eso sería útil contra dichas corrientes conspiranóicas, creando en la sociedad ejemplo por parte de nuestros líderes políticos, de hecho en muchos países así funciona, con la imagen icónica de líderes políticos mundiales mostrando como se vacunan contra el virus Covid-19, desde ese punto de vista no me parece mal, otra cosa es que España no actúa como en otros países se han actuado, nos regimos por las normas que el gobierno ha hecho con protocolos que crea, que esté bien que los máximos responsables den ese ejemplo no quita que se acate unas normas y se deba hacer como se ordena desde los protocolos de sanidad, por tanto si el señor Guerrero ha hecho lo propio sin ese protocolo en si ha roto las reglas del juego, es en sí acertado tal cese o dimisión que se dio a primeras horas y media tarde del día de ayer, creo que si el señor Guerrero hubiera hecho lo propio (dimitir) le hubiera hecho en el día de hoy un reconocimiento moral como el que yo mismo hice al enterarme de la noticia de su cese.

En todo esto hay una gran dosis de hipocresía, hay que matizar de forma clara, el señor Guerrero lleva un gran historial descomunal con bases sólidas para que dimitiera, mucho más grabes que lo de su vacunación presuntamente indebida, hablo desde el momento en que procede con la ultraderecha de Ceuta prohibir una fiesta religiosa significativa en un colectivo como el del colectivo musulmán, en un momento en el que no teníamos ni restricciones y el virus del Covid-19 era anecdótico comparado al presente, abriendo las puertas por el contrario en las fiestas navideñas con la consecuencia de la tercera ola, demuestra un significativo sesgo racista derivado de un gobierno conjunto con la ultra derecha, eso no es nada comparado con lo que vimos todos al momento en el que esta consejería que controla el señor Guerrero, una más que hace la máxima para que este señor dimitiera, hablo del tema de las compras de las mascarillas sobrevaloradas a un empresario de la ciudad, sin licitaciones y sin concurso público, un hecho grave que tan sólo ha sido denunciado por la formación MDyC, en aquel entonces tanto el PSOE como Caballas estaban negociando con el PP un pacto que ya hemos visto y destacado todos, con prebendas en subvenciones y puestos que en un primer punto hemos visto con la Vicepresidencia Primera de la Asamblea de Ceuta, esperando y constatando que no será la última, me llama poderosamente la atención que ni Hernández ni Alí se pronunciaran en aquél momento, en cambio si ahora, considero que ese hecho de un pasado no muy lejano es más preocupante que el motivo que hoy se debate, simplemente tanto el señor Alí como Hernández guardaron silencio, porque negociaban con Vivas, no fue precisamente como así dijeron apartar a la ultraderecha, sino más bien autoservirse de las mieles de la apolítica, la prueba de ello es que no se ha avanzado para nada en políticas sociales, la permanencia del señor vivas ha sido asegurada por el PSOE y Caballas, a cambio de prebendas, ahora vienen a enseñarnos su doble moral.

Tengo claro que este señor debiera haber dimitido, no ahora sino hace ya tiempo, esto que ha ocurrido pude ser una falla de su gestión o mala interpretación de los protocolos sanitarios, tengo amigos que me aseguran que eso de la vacunación no ha sido premeditado ni mal intencionado, pero amigo de mi alma, en política no se dimite tan solo por ser un chorizo o tener una imputación por más de 5 años de cárcel como es el caso del señor Alí, se dimite por decencia, por equivocarse o errar en lo público, la moral tiene un camino y dimitir no tiene por qué ser un drama, sino más bien parte la normalidad de la democracia.

Todas mis buenas maneras, mis buenos pensamientos a primera hora de la tarde se esfumaron a eso de las 8 de la tarde cuando leo en los medios que el emperador Vivas se echa atrás y se desdice del cese que hizo con la determinación que le marcaba la agenda mediática, volviendo a constatar que clase de emperador nos gobierna en Ceuta, digo emperador porque por desgracia actúa este señor como lo hiciera un emperador de la antigua Roma, siendo él, el señor Vivas quien actúa como un emperador, un modelo en el que todos tenemos que acatar sus movimientos de pulgares.

Cuando titulo mi artículo “los gladiadores del emperador” lo hago pensando en la oposición que parasita la asamblea de Ceuta, a mí me da la sensación que el emperador Vidas controla todo, incluso la oposición de Ceuta, en especial el PSOE y Caballas, esto que vemos es un espectáculo grotesco done ya vemos con claridad qué clase de políticos pululan nuestra ciudad, nunca habrá esperanza en Ceuta con una oposición como la que tenemos en Ceuta.

El señor Guerrero ha tenido la gracia del emperador Vivas, el emperador ha alzado el pulgar hacia arriba, espero que los ciudadanos puedan ver más allá de las luchas de gladiadores y sepan ver con claridad que el problema número uno de Ceuta es el emperador Vivas y sus gladiadores.

antonio

Read Previous

IU Ceuta considera desleal al PSOE por pactar sillones y no políticas sociales

Read Next

No, comunismo no es lo mismo que fascismo

Leave a Reply

Translate »