Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.

antonio

“Estimado señor presidente Soy el sobrino y único descendiente del desacreditado canciller y líder de Alemania que tan despóticamente pretende hoy esclavizar a los pueblos libres y cristianos del mundo entero”

Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.
Views 129
1 0
Read Time6 Minute, 9 Second

Fecha y lugar: 3 de marzo de 1942

(El sobrino de Adolf Hitler, huido de la Alemania nazi en 1939, intentó alistarse en el ejército norteamericano pero su solicitud fue denegada a causa de su parentesco, por lo que escribió al presidente Roosevelt, que finalmente aceptaría su incorporación a filas)

Texto (fragmento):Estimado señor presidente Soy el sobrino y único descendiente del desacreditado canciller y líder de Alemania que tan despóticamente pretende hoy esclavizar a los pueblos libres y cristianos del mundo entero. Pronto todos mis familiares y amigos marcharán en defensa de la libertad y la decencia bajo la bandera de las barras y estrellas. Por este motivo, señor presidente, le presento respetuosamente esta petición para preguntar si me sería permitido sumarme a ellos en su lucha contra la tiranía y la opresión. Cuando escapé del Reich, en 1939, me convertí en súbdito británico. Vine a Estados Unidos con mi madre, irlandesa, principalmente para reunirme aquí con mis familiares. Los británicos son isleños y, pese a su amabilidad y buena educación, tengo la impresión, errónea o acertada, de que a la larga no se mostrarían demasiado cordiales o comprensivos con un individuo que llevara mi apellido.  En cuanto a mi integridad, señor presidente, solo puedo decir que es una cuestión probada Prófugo de la Gestapo, advertí a Francia a través de la prensa de que Hitler tenía previsto invadirla ese mismo año. De igual modo, puse sobre aviso al pueblo británico por los mismos medios de que la llamada “solución” de Múnich era un mito que traería terribles consecuencias. A mi llegada a Estados Unidos, informé de inmediato a la prensa de que Hitler soltaría su Frankenstein contra la civilización ese año. Aunque nadie prestó la menor atención a lo que decía… Lo que más me gustaría sería participar en combate lo antes posible  Lo saluda respetuosamente, Patrick Hitler

 

William Patrick Hitler nació en Liverpool el 12 de marzo de 1912 en el hogar de Alois Hitler, hermano del genocida alemán, y la irlandesa Bridget Dowling. Había conquistado a la joven diciéndole que era un rico hostelero austriaco y que viajaba buscando ideas para sus negocios, lo cual era una completa mentira. Cuando el pequeño tenía tres años, su padre viajó a Alemania y se encontró atrapado ahí debido al inicio de la Primera Guerra Mundial, y al poco tiempo contrajo segundas nupcias, bígamas por supuesto, con la que sería la madre de su hijo Heinz, muerto en el frente ruso durante la Operación Barbarossa.

Un sobrino descarriado

Ya en los años 20, Alois contactó con Bridget para pedirle que enviara a William en una visita a Alemania y, en 1929, accedió. El joven inmediatamente contactó con su tío para pedirle que le consiguiera un trabajo, el primero de una larga cadena de empleos en la que el ambicioso William nunca destacó. Pasó por el Reich Credit Bank, Opel y junto con su padre incluso abrió un restaurante al que las altas figuras nazis acudían, “Alois”, pero al final el restaurante se fue a pique cuando surgieron rumores de que Hitler no estaba muy contento con ver a sus parientes aprovecharse del apellido.

Eso sí, William no dejó de pedirle al ya führer que le buscara algo mejor y algunos historiadores han sugerido que le chantajeaba con la posibilidad de revelar secretos embarazosos de la familia. Cansado de su molesto sobrino, Hitler pidió a William que se nacionalizara alemán, pues de esa forma podía enchufarlo en la administración, pero este, pensando que lo que quería era encerrarlo, escapó de Alemania con la ayuda de los servicios secretos británicos.

Sobrino trepa

Ya en Londres publicó un artículo en la revista Look, “Por qué Odio a Mi Tío”, y al poco tiempo partió con su madre a los Estados Unidos, invitado por el magnate de la comunicación William Randolph Hearst para una gira de conferencias promoviendo el libro que Bridget habñia escrito: Mi Cuñado Adolf Hilter. Ahí les pilló el inicio de la Segunda Guerra Mundial, y para entonces madre e hijo se habían convertido en celebridades, y eso gustaba al muchacho, que no perdía ninguna oportunidad para echar pestes contra el tío que tanto le había ayudado en Alemania y del que siempre se declaró una víctima. Algunos le acusaron de oportunista, de vividor, de aprovecharse de su apellido para venderse a sí mismo, y en mi opinión, no les faltaba razón. En una entrevista, William Hitler declaró:

“Creo que el poder de Hitler en Europa, no traerá ningún beneficio a la raza humana.”

Para defenderse de aquellos que le criticaban dijo:

“Espero que el pueblo americano no se deje engañar por este bigote mío, pues lo que importa es que mi corazón está en el bando correcto.”

Un giro de 180 grados para el hombre que había disfrutado de un alto nivel de vida gracias a su tío.

Cambio de bando

Pero el tour de venganza y oportunismo no terminó para William. En 1944, pidió entrar en la marina estadounidense para participar en la guerra. En un principio el FBI se mostró sospechoso, pero gracias a un permiso especial dado por el Presidente Roosevelt, consiguió alistarse. Todo un evento mediático para las cadenas Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.norteamericanas.

En aquella ocasión dijo ante las cámaras: “Espero poder ser parte activa en la liquidación de este hombre, mi tío, que ha desatado tanta miseria sobre el mundo.” Aparte del papel que representó en la guerra de propaganda, William no pasó de ser un asistente de farmacia en la marina, aunque si fue herido levemente y recibió la medalla Purple Heart.

Dos años después del final de la guerra, fue licenciado. Para entonces el apellido Hitler se había convertido en un pesado lastre, especialmente en los Estados Unidos, y las atrocidades cometidas por el Tercer Reich se iban filtrando poco a poco a los medios, por lo que lo que el sobrino pudiese decir sobre su infame pariente dejó de tener importancia.

Cambio de apellido

William Patrick Hitler cambió entonces su apellido por el de Stuart-Houston, en lo que algunos creen era un homenaje al escrito anti-semita inglés Houston Stuart Chamberlain. En 1947, contrajo matrimonio con Phyllis Jean-Jaques, una mujer nacida en Alemania, y se mudaron a Patchogue, Nueva York, donde abrieron una empresa de análisis clínicos, los laboratorios Brookhaven, situados en su misma residencia.

La pareja intentó pasar desapercibida y borrar cualquier rastro de su relación con el dictador alemán, y en general lo consiguieron. Luego, en 1949, nació su primer hijo, al que bautizaron como Alexander Adolf. Tres niños más se unieron a la familia, en 1951, Louis, Howard Ronald en 1957, y Brian William en 1965.

William Patrick Hitler, el sobrino, murió en Patchogue en 1987, y dos años después, Howard Ronald murió en un accidente automovilístico, pero sus tres hermanos continuaron con sus vidas como cualquier ciudadano más. Durante años se ha especulado sobre un supuesto pacto entre los hermanos sobrevivientes para que ninguno tuviera descendencia y así terminar con la línea sangrienta del führer, pero Alexander, un trabajador social y el único que en alguna ocasión ha hablado en público sobre el pasado de su familia, ha negado la mayor. Según él, es verdad que cada uno decidió por separado no tener hijos, pero que nunca hicieron un pacto al respecto. Los tres viven en la actualidad.

Árbol genealógico de la familia Hitler.

Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.

 

Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.

Sobre el autor de la publicación

antonio

administrator
Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.
Happy
0 %
Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.
Sad
0 %
Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.
Excited
0 %
Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.
Sleppy
0 %
Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.
Angry
0 %
Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Next Post

Carta de Leonardo da Vinci cuando buscaba empleo con sus artificios de guerra.

Tengo planos para toda clase de puentes ligeros, fuertes y fáciles de transportar, con los que perseguir al enemigo, o en ocasiones huir de él, robustos e indestructibles tanto por medio del fuego como en la batalla, cómodos y fáciles de colocar, así como de retirar. También dispongo de los medios para quemar y destruir los del enemigo. 
Carta escrita por el sobrino de Hitler al presidente de Estados Unidos Franklin D.Roosevelt.
Translate »