Liberares que esclavizan a pueblos, liberales en palabras, creadores del mal en esencia pura -rojillo

La verdadera naturaleza de los liberales se ha ilustrado en Siria, actualmente el eje del mundo en cuanto a la polarización del mundo en dos bandos donde la izquierda y derecha han tomado posturas muy diferentes a excepción de aquellas que quedaron contaminadas con el liberalismo como la socialdemocracia que no socialismo,  el liberalismo que se pega golpes de pecho proclamando sus creencias de usura han demostrado lo que son en realidad, su afán por el dinero y el mundo de los negocios han trasvasado su ideal en la más macabra de las ideologías sólo visibles desde tiempos atrás como el del nazismo y el colonialismo occidental, la guerra de Siria ha sido un cóctel expuesto de la misma corrupción de nuestros países y el uso de la religión como una llamada a ignorantes árabes y su utilización a sus fines colonialistas, el liberalismo es como un pollo sin cabeza, avanza sin saber dónde está el horizonte, los liberales en este país pactaron un pacto anti-yihadista en primer lugar muy mal enfocado ya que el terrorismo es terrorismo venga de donde venga y en su síntesis firmaron algo sin sustancia ya que de nada sirve firmar eufemismos de materia oscura cuando en el contrapunto no se condena ni el apoyo a grupos terroristas en otros países como es el caso de Siria ni la venta de armas a gobiernos que se las proporcionan a los mismos terroristas, para Ciudadanos y Partido Popular esas ventas de armas son una gran oportunidad de negocios y nunca se paran a pensar que son ellos mismos los que dan oxígeno a esos grupos terroristas y en su complicidad capitalista y liberal carecen de toda moral en lo que lo lleva a convertirse ellos mismos en unos terroristas indirectos cómplices de las matanzas en Siria y no digamos del pasado al presente Libio o Iraq, cuando se antepone los negocios y los beneficios a la moral y a los principios morales es cuando se puede decir que tales ideologías no pueden dar a la humanidad progreso, la maldad resuma del mismo egoísmo, el capitalismo se basa en eso, en explotar toda seña egoísta para crear lo que ellos llaman competitividad, lejos de valores tan certeros como la fraternidad y la bondad humana.

Articulo de opinión: Antonio Nepomuceno Moreno.

Deja un comentario