Tanto monta monta tanto Abascal como Casado

RRC

Ramón Rodríguez Casaubón

Tanto monta monta tanto Abascal como Casado
Tanto monta monta tanto Abascal como Casado
107 Views
Read Time5 Minute, 54 Second

Tienen miedo, y es normal. Ya no pueden seguir engañando a la gente. Incluso los que son ideológicamente afines pueden constatar a donde nos ha llevado tanto amiguismo y privatizaciones. Tanto neoliberalismo y nepotismo, más o menos encubierto, ha favorecido la proliferación de políticos y gestores que están donde están por demostrar mediocridad y subordinación absoluta al que manda. ¿Y quién manda? Quién tiene el dinero. Y lo utiliza para crear redes clientelares. Con la intención de conseguir poder. Poder para manipular a quienes gestionan públicamente nuestra sociedad. Con este sistema consiguen ser ellos quienes controlen la sociedad. Y lo hacen de forma que crean una sucesión de capas para pasar desapercibidos y que al ciudadano de a pie le resulte difícil darse cuenta de ello. Pero cada día es más evidente. Muchos de los grandes benefactores que publicitan grandilocuentemente su caridad hacia nuestra sociedad son los que nos han llevado al punto en el que nos encontramos. Es aberrante el cinismo y falta de humanidad de estos personajes.

Decía Paul Valery, “Política es el arte de evitar que la gente se preocupe de lo que le atañe” y hasta ahora se ha conseguido. ¿Qué político de las ultraderechas o ciudadanosimpatizantes se va a atrever a seguir, el día después, con el desmantelamiento de servicios sociales básicos como la Sanidad? Muchas responderéis que ninguno. Pues yo os digo que todos. Eso sí, ralentizarán los ritmos de pillaje y buscarán métodos que los invisibilicen. No cejarán en sus objetivos. ¿Qué ha cambiado? Que toda la ciudadanía española se ha percatado de lo que nos deparará el futuro si seguimos permitiendo que el egoísmo e interés personal siga dominando y esclavizando al bien comunitario. Cuando acabe esta crisis y con la distancia que otorga el tiempo, se podrá estudiar abiertamente cómo han influido la falta de camas, de profesionales sanitarios, de EPIs, de materiales sanitarios como, por ejemplo, respiradores, la coordinación entre administraciones, la “lealtad” de parte de la oposición a la hora de apoyar al Gobierno en la gestión de la mayor crisis sanitaria a la que nos hemos enfrentado en nuestra historia democrática, la reacción de la UE, etc Ahora lo único que importa es colaborar, y el pueblo español con su sistema sanitario a la cabeza lo está haciendo excelentemente. Todo un ejemplo del que sentirse extraordinariamente orgullosos. Estamos demostrando que tenemos una sociedad fuerte y comprometida en la que los gestos de solidaridad, empatía y apoyo han dejado en tristes anécdotas las actuaciones incívicas. Demostremos, también, que esta sociedad ya se ha cansado de estar supeditada a los engreídos prepotentes sin más capacidad que doblegarse ante los mercados. ¿Alguien duda de qué la forma a la que nos estamos enfrentado a esta crisis, dando prioridad a las necesidades de las personas en lugar de a la macroeconomía, sería diferente de no estar en el Gobierno Podemos? Estoy seguro de que el PSOE solo en el gobierno ante una crisis humanitaria como la actual no abandonaría a las personas, pero también lo estoy de que Podemos es el mejor catalizador que existe hoy día en el mundo para implementar políticas sociales.

Dijo Karl Marx, “El hombre depende de la estructura económica de su tiempo”, estamos ante una oportunidad única para invertir esta premisa y que sea la estructura económica la que dependa del Hombre de su tiempo. Hombre con mayúsculas para recalcar que se antepondrá la humanidad al mercadeo de nuestro bienestar y libertad.

El día que el Sr. Felipe González manifestó, me parece recordar que en relación a la posibilidad del que el PSOE facilitara la envestidura del Sr. Rajoy, “Al gobernar aprendí a pasar de la ética de los principios a la ética de las responsabilidades” creo que expresó más de lo que deseaba expresar y definió perfectamente, pienso, su actuación al frente de los distintos gobiernos que lideró. Que un estudiante de Ciencias Políticas, ya no un recién graduado, sea capaz de enfrentar las “famosas” éticas de la convicción y la responsabilidad weberianas ya es grave, pero si es un referente de nuestra democracia, lo es más. No se pasa de la convicción a la responsabilidad, puesto que ambas deben de formar parte indisoluble de las decisiones políticas. Si no, llegamos a donde nos encontramos hoy día y con unos poderes fácticos, que no se presentan a las elecciones, dirigiendo nuestras vidas.

Porque como hace algunos siglos dijo Confucio, “En un país bien gobernado debe inspirar vergüenza la pobreza. En un país mal gobernado debe inspirar vergüenza la riqueza”.

¿Cómo ha venido actuando España ante la riqueza y la pobreza en las últimas décadas?

Carlos Solchaga pronunció la frase “España es el país europeo donde es más fácil hacerse rico”. Viniendo de un ministro socialista nos hubiese gustado escuchar, España es el país europeo con mejor sanidad y educación, con mejores servicios sociales, pero por encima de todo un país regido por la equidad. La frase de Solchaga en sí misma es patibularia. Y una maldición programada que nos ha seguido hasta nuestros días.

Infinidad de políticos corruptos, especialmente de la derecha, pero no exclusivamente, se tomaron al pie de la letra estas desafortunadas palabras del ministro Solchaga y la corrupción fue el principal cómplice para la consecución de estos fines.

Ha acabado una época que ha durado demasiado y nunca debió existir. Los y las que se han beneficiado, y benefician, de ello intentarán lo que sea para que esto no ocurra. Y aprovecharán, miserablemente, hasta una pandemia.

Santiago Abascal reclama la dimisión inmediata del Ejecutivo de Pedro Sánchez para constituir un “gobierno de emergencia nacional” integrado por el PSOE, el PP y Vox, para afrontar la crisis sanitaria y económica del coronavirus.

¡Enhorabuena Sr. Abascal, ya solicita gobernar con el PSOE!, al final va a resultar que a Vox le gusta la izquierda. Eso sí, Sánchez a casa y que busque abogado. ¡Qué pena que usted no haya buscado trabajo nunca!

De Casado qué decir, ¿qué le gustaría ser como Abascal?, es más, ¿qué desearía ser Abascal? Ya empezó con la barba, discursos iguales y pensamiento idéntico. Lleva desde el minuto uno de la crisis intentando desestabilizar al Gobierno y apoyando con toda la “lealtad” de la que es capaz. O sea, en negativo: “El Gobierno no ha estado a la altura, él va a confeccionar unos PGE alternativos e Iglesias es quien manda en el Gobierno”. Estos apoyos son los que tendría el PSOE de aceptar la disparatada y manipuladora oferta del Sr. Abascal. Tanto monta monta tanto Abascal como Casado.

Decía Rabindranath Tagore, “La verdad no está de parte de quién grite más” mientras que para Göbbels,  máximo responsable de la propaganda del Partido Nazi, y luego del Tercer Reich, la verdad residía no tanto en la intensidad de la entonación como en repetir mil veces una mentira.

Para las y los ultraderechistas españoles “su” verdad reside en repetir hasta la extenuación un mantra ideológico desprovisto de verdad y repleto de agresividad verbal, en un tono más o menos elevado dependiendo del contexto.

Tanto monta monta tanto Abascal como Casado.

Ramón Rodríguez Casaubón

0 0

Sobre el autor de la publicación

RRC

editor
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Deja una respuesta

Next Post

Los pactos de La Moncloa 20.0

¿Podemos conceder el beneficio de la duda a la oposición ultra y plus ultra derechistas españolas que hasta de una pandemia pretenden sacar rédito político?
Los pactos de La Moncloa 20.0
Translate »