El Gran Israel: Plan sionista para Oriente Medio “Plan Yinon”

Introducción de Michel Chossudovsky

 

Nota del editor de Global Research

El siguiente documento relacionado con la formación del “Gran Israel” constituye la piedra angular de las poderosas facciones sionistas dentro del actual gobierno de Netanyahu (que ha sido reelegido recientemente), el partido Likud, así como dentro de la fuerza militar israelí y de la organización de inteligencia. La elección la disputó Netanyahu en una plataforma política que niega el estado palestino.

Según Theodore Herzl, el padre fundador del sionismo, la zona que abarca el estado judío abarca: desde la rivera de Egipto hasta el Éufrates, e incluye partes de Siria y del Líbano”.

Cuando se observa en el contexto actual la guerra de Irak, la guerra del Líbano de 2006, la guerra de Libia del 2011, la guerra en curso de Siria, por no hablar del proceso de cambio de régimen en Egipto, todo ello debe comprenderse en relación al plan sionista para Oriente Medio. Este último consiste en debilitar y finalmente fracturar los estados árabes contiguos como parte del proyecto expansionista israelí.

La “Gran Israel” consiste en un área que se extiende desde el valle del Nilo hasta el Éufrates.

El proyecto sionista apoya el movimiento de asentamientos judíos. Más ampliamente implica una política de exclusión de los palestinos de Palestina, conducente a la futura anexión tanto de Cisjordania como de Gaza al estado de Israel.

La Gran Israel crearía un número de estados representantes. Incluiría partes de Líbano, Jordania, Siria y el Sinaí, así como partes de Irak y Arabia Saudita (ver el mapa)

Según un artículo de Mahdi Darius Nazemroaya del 2011 en Global Research, el Plan Yinon era una continuación del diseño colonial británico para Oriente Medio:

[El Plan Yinon] es un plan estratégico israelí para asegurar la superioridad regional de Israel. Insiste y estipula que Israel debe reconfigurar su entorno geo-político a través de la balcanización de los estados árabes adyacentes en estados más pequeños y debilitados.

Los estrategas israelíes ven a Irak como su mayor reto estratégico de los estados árabes. Este es el motivo por el que Irak fue destacado como la pieza central de la balcanización de Oriente Medio y del Mundo Árabe. En Irak, sobre la base de los conceptos del Plan Yinon, los estrategas israelíes han exigido la división de Irak en un estado kurdo y dos estados árabes, uno para los musulmanes chiítas y el otro para los musulmanes sunitas. El primer paso para establecer esto fue la guerra entre Irak e Irán, que el Plan Yinon analiza.

Tanto The Atlantic, en 2008, como la revista del ejército de EE.UU. Armed Forces Journal, en 2006, publicaron los mapas que circularon ampliamente que siguen de cerca el trazado del Plan Yinon. Aparte de un Irak dividido, que es algo que también el Plan Biden exige, el Plan Yinon pide un Líbano, un Egipto y una Siria divididos. La partición de Irán, Turquía, Somalia y Pakistán también cae dentro de estas perspectivas. El Plan Yinon plantea también la disolución en el norte de África, y apunta su inicio en Egipto, pasando luego a Sudán, Libia, y al resto de la región.

La “Gran Israel” precisa la ruptura de todos los estados árabes existentes en estados más pequeños.

El plan opera sobre dos premisas esenciales. Para sobrevivir, Israel debe:

  1. convertirse en una potencia regional imperial, y

  2. debe efectuar la división de toda la zona en estados pequeños, disolviendo los estados árabes que ya existen.

Pequeño, aquí, dependerá de la composición étnica o sectaria de cada estado. En consecuencia, la esperanza sionista es que los estados basados en el sectarismo se conviertan en satélites de Israel e, irónicamente, en su fuente de legitimación moral… No es una idea nueva, ni es la primera vez que surge a superficie en el pensamiento estratégico sionista. En realidad, fragmentar todos los estados árabes en unidades más pequeñas ha sido un tema recurrente”. (Ver aquí debajo el Plan Yinon”)

Vista en este contexto, la guerra de Siria e Irak forma parte del proceso de la expansión territorial de Israel. La inteligencia de Israel, trabajando codo con codo con Estados Unidos, Turquía y la OTAN está apoyando directamente la cruzada dirigida contra el denominado Estado Islámico (Islamic State – ISIS), que en último extremo busca destruir tanto a Siria como a Irak como estados nación.

 

Deja un comentario