Croacia: La cenicienta fascista del mundial de fútbol. Rojillo.

Lamentable que los medios españoles hayan alentado a la sociedad al deseo que gane un equipo de fútbol en el mundial fuera de los márgenes del deporte y sin argumentos deportivos cuando el equipo francés ha demostrado desde los inicios del mundial ser considerablemente imbatibles, lo curioso de todo ello es la falta de datos que han dado de la existencia de un jugador español en la selección francesa que al tiempo al menos en lo razonable, era y es más razonado pedir que ganara Francia, pero detrás de todo este punto de manipulación y de apoyo a un equipo de fútbol se esconde el ideal fascista que en definitiva es quien está detrás de toda esta ola mediática a favor del equipo croata, las quinielas de los medios era Croacia ya que el lado francés se componía de jugadores de etnias religiosas y raciales que meramente suponen siempre en la mente fascista una amenaza, así ha sido, no ha gustado para nada que gane un equipo racialmente compuesto por personas descendientes de inmigrantes, a pesar de jugar un español (Lucas Hernández)dentro del equipo francés.

La selección de fútbol de Croacia ha hecho historia, por primera vez ha logrado meterse en la final de la fiesta más grande del fútbol, pero tan gran hazaña poco a poco va siendo empañada por una gran controversia, pues, todos comienzan a notar que la oncena croata enaltece el fascismo.

Luego de ganar el juego contra Rusia que los metió en semifinales, el defensa croata, Vida, ha causado un gran revuelo en las redes sociales, pues grabó un vídeo junto al exjugador ucraniano Ognjen Vukojevic en honor al régimen fascista de Kiev. En el vídeo el jugador grita “Gloria a Ucrania”, lema utilizado por el fascismo ucraniano.

Este no fue el único momento donde apareció el lado fascista de la selección. El también defensor Dejan Lovren celebró el triunfo 3-0 ante Argentina entonando las estrofas de “Bojna Čavoglave” canción acusada de promover el nazismo, pues contiene la famosa frase “Za dom, Spremni”.

Croacia fue el “Estado títere” de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, ahí surgieron los Ustacha, una organización fascista al servicio de Adolf Hitler. La organización terrorista era ama y señora de la crueldad extrema, tanto que sus actos hacen ver a los nazis como bebés en pañales.

“Za dom, Spremni”, gritaban los Ustacha, una expresión que significa “Por la Patria, listos”. Misma expresión que fue usada por Josip Šimunić en 2013, cuando Croacia aseguró su participación en el Mundial de Brasil 2014. “Za dom” gritó Šimunić tres veces por un micrófono del estadio con una mano levantada, mientras que el público respondió “Spremni”.

Más tarde, en 2015, la Federación de Fútbol de Croacia fue sancionada por la FIFA con un partido a puerta cerrada y 50.000 euros por insultos racistas de sus aficionados, durante ese partido tuvieron que limpiar una esvástica que había sido dibujada  con las podadoras en el césped del estadio. Pero tampoco era la primera vez  que se veía la señal nazi entre los croatas, pues algunos ultras habían dibujado una esvástica humana en un partido contra Italia en Livorno.

 

La hinchada croata también ha mostrado en reiteradas ocasiones expresiones fascistas y ha sido multada en reiteradas ocasiones por cantos racistas, disturbios en las gradas e invasiones a la cancha. En un partido en marzo de 2016 frente a la selección de Noruega, los hinchas cantaron consignas ustachas lo cual significó una cuantiosa multa.

En Croacia y los demás países de la que fuera Yugoslavia parecieran tener un problema con las identidades étnicas. La llegada de numerosos refugiados del Medio Oriente va mostrando un sentimiento xenófobo que nada tiene que envidiarle a los antiguos Ustacha.

 

 

 

 

Deja un comentario